Declaraciones suscritas Alianza Futurista ha suscrito dos declaraciones de ámbito muy amplio, escritas por dos grupos de colegas futuristas, internacionalmente. 1. La Declaración Transhumanista En el futuro, la humanidad se verá profundamente afectada por la ciencia y la tecnología. Prevemos la posibilidad de ampliar el potencial humano acabando con el envejecimiento, con nuestras limitaciones cognitivas, con el sufrimiento involuntario, y con nuestro confinamiento al planeta Tierra. Creemos que el potencial de la humanidad está, en general, por desarrollar. Existen posibles escenarios que conducirían a que la condición humana fuese mejorada de maneras maravillosas, posibilidades que haríamos bien en considerar. Reconocemos que los seres humanos se enfrentan a serios riesgos, especialmente debidos al posible mal uso de las nuevas tecnologías. Hay posibles escenarios reales que podrían llevarnos a la pérdida de casi todo o todo lo que consideramos valioso. Algunos escenarios son drásticos, otros son sutiles. Aunque todo progreso es cambio, no todo cambio representa progreso. Se requieren esfuerzos de investigación para la comprensión de estas posibilidades. Es necesario deliberar cuidadosamente sobre la mejor manera de reducir los riesgos y generar aplicaciones benéficas. También se requieren foros donde podamos discutir constructivamente lo que debe hacerse, y el sistema social en el que decisiones responsables puedan ser implementadas. La reducción de riesgos existenciales, el desarrollo de medios de preservación de la vida y la salud, el alivio del sufrimiento grave, y el incremento de la previsión y la sabiduría humanas, deberían ser considerados como prioridades urgentes, y ampliamente financiados. La formulación de nuevas políticas debe estar guiada por una visión moral responsable e inclusiva, tomando en consideración con seriedad tanto los riesgos como las oportunidades, respetando la autonomía y los derechos individuales, y mostrando solidaridad y preocupación por los intereses y dignidad de todas las personas del planeta. También debemos considerar nuestra responsabilidad moral hacia las generaciones futuras. Abogamos por el bienestar de toda criatura sintiente, lo que incluye animales humanos y no humanos, así como cualquier futuro intelecto artificial, formas de vida modificadas, u otros tipos de inteligencias que pudiesen surgir de los avances científicos y tecnológicos. Favorecemos que se permita a la gente decidir libremente sobre cómo mejorar sus vidas. Esto incluye el uso de técnicas que puedan desarrollarse para ayudar con la memoria, la concentración, y la energía mental; el uso de terapias para la extensión de la vida; la elección de tecnologías reproductivas; la elección de procedimientos criónicos; y muchas otras tecnologías posibles de modificación y mejora humanas. La Declaración Transhumanista fue originalmente escrita en 1998 por un grupo internacional de autores: Doug Baily, Anders Sandberg, Gustavo Alves, Max More, Holger Wagner, Natasha Vita-More, Eugene Leitl, Bernie Staring, David Pearce, Bill Fantegrossi, den Otter, Ralf Fletcher, Kathryn Aegis, Tom Morrow, Alexander Chislenko, Lee Daniel Crocker, Darren Reynolds, Keith Elis, Thom Quinn, Mikhail Sverdlov, Arjen Kamphuis, Shane Spaulding y Nick Bostrom. Esta Declaración Transhumanista ha sido modificada con el paso de los años por diversos autores y por varias organizaciones. Fue adoptada por la Junta Directiva de Humanity+ en marzo de 2009. Fue ratificada por la Comisión Ejecutiva de Alianza Futurista en diciembre de 2014. 2 - La Declaración Tecnoprogresista El mundo es inaceptablemente desigual y peligroso. Las tecnologías emergentes podrían hacer que las cosas fuesen muchísimo mejor, o peor. Desafortunadamente, todavía un número demasiado reducido de personas entiende las dimensiones de las amenazas y de las promesas que esperan a la humanidad. Es hora de que los tecnoprogresistas, transhumanistas y futuristas elevemos nuestro nivel de involucración política, e intentemos influenciar el curso de la historia. Nuestro compromiso central es que se requiere tanto el progreso tecnológico como la democracia para la emancipación de la humanidad de sus restricciones, que ya está en marcha. Partidarios de las promesas de la Ilustración, tenemos muchos primos en otros movimientos por la libertad y la justicia social. Debemos trabajar en solidaridad con estos movimientos, incluso mientras intervenimos para apuntar a las radicales posibilidades de las tecnologías que ellos a menudo ignoran. Con nuestros colegas futuristas y transhumanistas, debemos intervenir para insistir en que las tecnologías se regulen bien y se hagan universalmente accesibles en sociedades fuertes y justas. En las próximas décadas, la tecnología podría agravar la desigualdad y los riesgos catastróficos o, especialmente si se democratiza y se regula bien, asegurar vidas más largas, saludables y potenciadas, a números cada vez mayores de personas, así como una civilización más fuerte y segura. Comenzando con nuestro compromiso compartido a la autodeterminación individual, podemos construir nuestra solidaridad con Organizaciones que defienden a los trabajadores y a los desempleados, mientras la tecnología transforma el trabajo y la economía El movimiento por los derechos reproductivos, alrededor del acceso a los anticonceptivos, al aborto, a la reproducción asistida y a la elección genómica El movimiento por la reforma de la legislación sobre drogas, alrededor de la defensa de la libertad cognitiva El movimiento por los derechos de las Personas con Capacidad Judicialmente Complementada (PCJP), alrededor del acceso a las tecnologías asistenciales y curativas Las minorías sexuales y de género, alrededor del derecho a la autodeterminación corporal Los movimientos por los derechos digitales, alrededor de nuevas libertades y formas de expresión y organización Pedimos una investigación gubernamental dramáticamente expandida hacia las terapias antienvejecimiento, y el acceso universal a esas terapias mientras son desarrolladas para hacer accesibles a todo el mundo vidas mucho más largas y sanas. Creemos que no hay distinción entre las “terapias” y la “potenciación” (o las “mejoras”). La regulación de las medicinas y los dispositivos necesita ser reformada para acelerar su aprobación. Dado que la inteligencia artificial, la robótica y otras tecnologías destruyen más trabajos de los que crean, y que los ciudadanos mayores viven más tiempo, debemos unirnos para pedir una reforma radical de nuestro sistema económico. Todas las personas deberían de ser liberadas de la necesidad del trabajo duro. A cada ser humano deberían garantizársele unos ingresos, atención sanitaria, y acceso a la educación durante toda su vida. Debemos trabajar juntos para la expansión de los derechos a todas las personas, sean humanas o no. Debemos aliarnos con los movimientos que trabajan para reducir los riesgos existenciales, educándolos sobre las amenazas emergentes que todavía no se toman en serio, y proponiendo maneras mediante las cuáles las tecnologías emergentes pueden ayudar a reducir esos riesgos. La cooperación transnacional puede tratar las amenazas naturales, y las causadas por el hombre, que nos acechan. Ha llegado la hora de que los tecnoprogresistas den un paso adelante y trabajen juntos por un futuro mejor. La Declaración Tecnoprogresista fue escrita durante Transvision 2014 en París por un grupo de tecnoprogresistas que incluía a James Hughes, David Wood y Amon Twyman. Fue ratificada por la Comisión Ejecutiva de Alianza Futurista en diciembre de 2014.

 

© 2018 Alianza Futurista. Todos los derechos reservados.